sábado, 28 de marzo de 2015

Memorias de la Nevada XVIII

"La estupidez humana tiene el mal habito de salirse de control"
The day Afther/1983

Fear the Future
Metro 2033

La Operación Pájaro Negro II

Estación de Radares de Alerta Temprana "Kilo"


La alarma no dejaba de sonar...

Sam Teckler aferró sus manos sudorosas al barandal de la pasarela sobre el centro de comando Kilo. La luz roja de la alarma principal iba y venía dejando paso, en cortos intervalos, a la luz verde de las pantallas de los operadores. El resto del Bunquer era un arcoiris de circuitos luminosos trabajando a contra reloj. En menos de veinte segundos "Kilo" había pasado de la rutina del día a día a intentar confirmar lo que la pantalla mostraba en todas las estaciones del país. El murmullo ensordecedor de los más de cien soldados enviando y recibiendo comunicaciones llenaba el reducido espació como un coro desesperado de contenida ansiedad. Mujeres de uniforme iban de escritorio en escritorio llevando papeles y datos de hojas perforadas. 


ALERTA ROJA
"Impacto de Dispositivo Nuclear Táctico"

Se leía en grandes letras rojas sobre el tablero eléctrico en el centro de la sala. Los grandes caracteres formaban figuras sombrías sobre el rostro de Sam. "Por la virgen que sea uno de esos simulacros de mierda" Pensó tras encender un cigarrillo. Sin embargo el sabía muy bien que nunca antes se había preparado un ejercicio en condiciones similares. Por lo general se ensayaba bajo la premisa de un ataque Soviético, Latino o Chono. Y aun los escenarios de ataques terroristas eran siempre pautados de antemano. Pero en el remoto caso de que estuvieran probando la destreza del comando de vigilancia y la rapidez de respuesta de las fuerzas con capacidad nuclear había algo que nunca antes había sucedido en sus más de treinta años de servicio: Las desconcertantes anomalías del radar. 

Sam Teckler acababa de discutir el asunto con el jefe en Lapan Grows y el Coronel Falldon estaba igual que despistado que ellos acerca de esos "puntos ciegos" de igual tamaño y condiciones que el de Witters Alley. Dos horas después de cortar con su camarada en armas la alarma sonó y en el punto donde existía aquella "Anomalía" sobre Lapan hubo un estallido feroz que se cobró la vida de al menos 120 personas que viajaban en uno de los trenes de la Northline aquella noche. Desde entonces la suma de victimas estimadas no hacía más que aumentar. Ahora llegaba a los 250.

En letras pixeladas sobre un tablero podía leerse "Lapan Grows" y unos gráficos en forma circular daban cuenta del alcance de la onda expansiva. Al menos un terció del sur del poblado había sido pulverizado. 

- Señor, Lapan acaba de confirmar. - Dijo un Oficial a su lado tras cortar el teléfono. - No es un ejercicio. - El oficial extendió el comunicado en una cinta de papel perforada. Mientras Sam leía cejudo el muchacho continuó con la voz anudada por los nervios.

- De la anomalía o punto ciego apareció por un segundo un objeto no identificado que impactó a las afueras de Lapan Grows. El operador que lo vio dijo que de haber pestañeado ni siquiera lo hubiese visto aparecer en la pantalla. Solo un destello y luego....
- ¿Me esta diciendo que esa cosa vino del cielo?- Preguntó Sam.
- Eso me temo señor. Provino de la sombra en el radar. Desde el impactó el punto ciego ha desaparecido como si nunca hubiera existido. 
- Los misiles crucero son difíciles de detectar, aun para nuestros radares. Un submarino enemigo podría haberlo disparado.- Añadió Ruby, su adjunto.
Sam negó con su cabeza:
- Es ridículo...Un misil crucero hubiera venido del mar en ese caso. Alguna de nuestras estaciones tendría que haberlo detectado. ¿Como carajo va a cruzar todo el país desde Sain Custer hasta Lapan sin ser visto? Debe ser un error.
- Los soviéticos han experimentado con misiles de corto alcance.
- Vos y yo sabemos bien que eso no explica...
- O un ataque terrorista. Ronald Gomez ya lo hizo en Blondres en el 75. Volaron un cuarto de la ciudad con un dispositivo portátil de fabricación Brusa.- lo interrumpió.
- Pero en ese caso Lapan no hubiera recibido la lectura de un impacto, sino solo la explosión.

Sam se sentó en su silla sobre el centro de mando y examinó las pantallas cuidadosamente con aires pensativos. Dominó su ansiedad como el profesional que era y luego espetó con aires sombríos:
- Si esto es un ataque...nosotros somos los próximos. Witters Alley es el único lugar que ha reportado el mismo problema que Lapan, al mismo tiempo y del mismo tamaño. Hay que poner de aviso a la gente allí. Brody...
- Señor. Dijo el Oficial de Comunicaciones.
- Comuníquese con Triton Parade, ordene a la base de la Aerotransportada que se ponga en alerta verde. Díganles que estén listos para evacuar civiles a mi Orden e inicien planes de contingencia.
- Sí Señor.
- Comunique al alto mando que, por la autoridad que me confiere el Gobierno, estoy poniendo esta región en DEFCON 4.
- Así se hará Señor.

Una bocina grave emitió un sonido sombrío y en el tablero principal sobre la gran pantalla apareció en grandes letras.
DEFCON 4
En perfecta sincronización, como una coreografía practicada hasta el hartazgo todos los miembros de Kilo se pusieron a trabajar. La primera fila, delante de las pantallas descolgó sus auriculares y los posaron sobre su cabeza, bajando rápidamente el micrófono. La segunda linea comenzó el siempre aterrador proceso de verificación de todas las estaciones de radar y vigilancia dentro de Himburgo o bien en bases a lo largo y ancho de Balbania Occidental. Todos estos jóvenes temían notificarse que, desde algún lugar de este planeta cientos de misiles habían sido lanzados y que tenían no mucho más de diez minutos para confirmarlo, siete si se trataba de Brusia. Luego, informar al alto mando, y responder.

Kilo entró en comunicación con todas las fuerzas de respuesta nuclear y elevó su alerta a condiciones de defensa a verde. Es decir, extremar las medidas de seguridad y aumentar la vigilancia . En otro sector se corría en la computadora un inventariado de todas las armas nucleares de Himburgo para asegurarse de que este ataque no había sido un accidente. Más allá se establecían comunicaciones con los altos mandos de la marina, el ejercito y la fuerza aérea como también el gabinete de ministros.

Para Sam había algo de sombrío y de bello en ver a todos sus hombres trabajar como hormiguitas, sin pensar, repitiendo una y otra vez lo ensayado durante años. A veces le sorprendía como el ser humano podía ser tan incansablemente meticuloso y ordenado a la hora del armaggedon. Como si fuera necesario un orden especifico de las cosas antes del fin de todas las cosas.

Uno de los soldados se paró desde su estación e informó:
- Señor. El Ojo de Pallance confirma que no ha habido ningún movimiento sospechoso de las fuerzas Soviéticas, Chonas o Latinas.

N/A: "El Ojo de Pallance" era el nombre que recibía la vigilancia satélite de los silos nucleares y fuerzas enemigas desde el espació

Una mujer agregó quitándose los auriculares:
- C.A.T  Confirma que todas nuestros  elementos nucleares están en su sitio. No ha sido una de las nuestras.
- ¿Bombarderos?- Preguntó Sam.
La mujer rubia respondió:
- Misma respuesta.
- ¿Submarinos?
- Igual. Todos confirman que sus unidades no han registrado movimiento o lanzamiento alguno. Solo faltan los que están debajo de los hielos continentales. Tardaran una Hora en salir a la superficie y transmitir.
- ¿Que hay de Zafira?
- Zafira no reporta nada inusual Señor.

- Bien, Brody, pon al Ministro de Defensa en la linea.

***

Lo que ocurrió solo minutos después dejo a Sam perplejo. Ahora estaba en la oficina sobre su modulo de mando. Una pequeña y fría habitación decorada al estilo 70's con un gran ventanal que veía hacía la pantalla principal de la computadora y sus operadores. Los números de victimas habían ascendido a un estimado de  355. El comando general del estado mayor había aumentado el nivel de alerta a Amarillo. DEFCON 3 se leía sobre en el tablero superior de la pantalla. Esto implicaba que todas las fuerzas armadas de Himburgo debían estar preparadas más rápido de lo que se supone en condiciones normales. También que la fuerza aérea de Himburgo y sus bombarderos de largo alcance debían estar listos  en quince minutos y esperar ordenes de movilización.

- Falldon.- Dijo Sam al coronel de Lapan Grows - Acabamos de entrar en DEFCON3 ¿Que mierda esta pasando en el norte?
- Uno de nuestros satélites espía parece haber detectado Submarinos brusos saliendo a la superficie. En media hora van a entrar en rango de ataque. Se supone que es un ejercicio, por lo general dan la vuelta antes de llegar a esa posición. Lo han hecho antes. Pero bajo las actuales condiciones...
- ¿Estas seguro que esto no es un simulacro?
- La gente de aquí ha sido rostisada Sam...llueven cenizas sobre Lapan...parece muy real para mí.

El Intercomunicador lanzo un pitido.
- Te dejo Falldon, voy a hablar con el Ministro de defensa. Quédate en linea...
Música 
Sam pasó a la otra llamada. Pero las primeras palabras que emergieron desde el otro lado de la linea lo dejaron perplejo. - Buenos días Sam... Todo se ha aclarado ya. Le ordeno que baje el nivel de alerta de su estación a DEFCON 5 y suspenda las maniobras de evacuación en el área entre Fixa Town y Witters Alley.

- ¿Fue una falsa alarma entonces?- Preguntó Sam aliviado.  Pero el Ministro solo hizo un silenció tan largo como sombrío. Finalmente añadió:
- La situación esta controlada, si a eso se refiere. Ahora mismo el General Russel va en compañía de un hombre que hablara en representación de mi ministerio, como ademas del gabinete. Puede olvidarse de cualquier cuestión referida a una guerra nuclear. Nada de eso esta sucediendo.
- Señor no se si ha sido bien informado pero las anomalías...
- Las anomalías ya le han sido explicadas al Primer Ministro. Son parte de...bueno. El Doctor Kraphussen sabrá explicarlo mejor que yo.

Extrañado pero esperanzado en que todo terminara en un estúpido y novedoso ensayo, Sam dio las ordenes pertinentes, imaginando que al igual que Kilo las demás estaciones de alerta temprana harían igual en el resto del país. Una vez comunicadas las directivas bajó al modulo de mando, pero trascurridos viente minutos desde que bajara el nivel de alarma en su estación, las demás continuaban en situación de DEFCON 3.

- A que mierda esta jugando esta gente...- Mascullo Sam con un cigarrillo sin encender en sus labios.
- ¿Quiere que vuelve a llamar al Ministro Señor?- Pregunto Brody

- Eso no sera necesario. - Dijo la voz grave y amistosa del General Russell. Sam se dio vuelta y vio a su superior junto a un hombre flaco y algo encanecido que llevaba consigo una maleta. Ambos, recién llegados iban en compañía de un oficial de Policía Militar. Russel tomó la mano de Sam en un fuerte apretón. Algo en su mirada y tonó de voz le dijo al Coronel que tenía algo entre manos.
- Es un placer volver a verlo General. Saludo Sam.
- Parece que estas a punto de mearte Samy...- Dijo Russel con una sonrisa en su rostro colorado de bebedor. - Ya...cálmate, no esta pasando nada. Esto es todo una maniobra de distracción.
- No estoy seguro de comprender...- Contestó Sam riendo nervioso. - ¿Entonces la explosión y lo demás fue un simulacro?

- Sera mejor que lo discutamos en tu oficina hijo...- Contestó Russel paternalista. El hombre de traje gris y cabellos canos detrás de él señalo el camino hacía la misma.

***
Tal y como ocurrió a Lucy Drissen el destino de los hombres y mujeres de Witters Alley fue decidido sin invitarlos a la discusión. Mientras ellos dormían esa madrugada, salían a trabajar, o se afanaban en cuestiones de la cotidianidad, varios metros bajo tierra en un bunquer frió el monstruo que ellos habían elegido ignorar se preparaba para lanzarse sobre Witters con la misma frialdad matemática.

Russel cerró la puerta de la oficina de Sam y mientras este tomaba asiento dijo caminando hacía la pantalla con voz grave:
- Lo que vas a oír ahora Samy, no puede salir de esta habitación. ¿Entiendes?
- Claro que sí señor. Pero, en lo posible me gustaría que fueran claros. Porque hasta ahora no tengo la más puta idea de lo que esta pasando. 

- Oh, buen hombre. Dijo el científico con acento Helleniano mientras mascaba un chicle. - No hay nada de que preocuparse. Lo que esta sucediendo es una operación conjunta entre el Estado Mayor y nuestra compañía, Ciberdrone Sistems. Algo totalmente natural...

Sam recordó a la computadora mencionado a la empresa como dueña de los archivos del evento similar ocurrido en el  46.

- ¿Se refiere a las anomalías?- 
- En efecto mi buen señor. - Dijo Kraphaussen. Luego miró al General como esperando que este aprobara sus dichos. Russel afirmó con su cabeza y se mantuvo distante mientras Kraphussen  explicaba.
- Mire, en el 46 ocurrió algo muy similar a la situación presente. Aun los radares precarios de esos años de la posguerra detectaron esta...ese...hueco si se lo quiere en sus lecturas. La investigación dio como conclusión que un pequeño meteorito, de no más de un metro de largo había impactado contra las montañas al este de Lapan Grows. Hubo un incendió forestal muy grave, pero pocas victimas. Solo unos desafortunados campistas.

Sam, quien había sido informado sobre eso por su adjunto, secundo. Pero mientras Kraphussen  hablaba en un esforzado Himburgues un negro presentimiento se posó en su corazón. Sabía muy bien de lo que eran capaces las compañías de armamento con beneplácito del Estado. El horror tecnológico sobre el cual se paraba Himburgo, como el bunquer mismo donde se encontraba tenía escrito "Ciberdrone Corp" en todas sus piezas.

- Lo llamativo de aquel evento, señor, fue que en la zona de impactó los bomberos y fuerzas de rescate encontraron esparcido por los alrededores un liquido negro. Similar al petroleo en aspecto aunque de una composición química de naturaleza por completo distinta. Tal elemento fue guardado por el gobierno por muchos años en los que fue meticulosamente investigado. Sin embargo, en esos tiempos no pudieron encontrarle utilización alguna. Por lo que, alrededor de los 60s nuestra empresa compró aquella muestra. Ya con nuevos métodos y mejor tecnología que en la posguerra descubrimos que entre otras cosas, tenía la propiedad de pasar inadvertido ante las ondas de Radar. Aun las más sofisticadas. Aparentemente el liquido se encontraba rodeando el meteoro cuando este cayo. Es increíblemente resistente....

Russel intervino:
- ¿Recuerdas el proyecto Pájaro Negro Samy? 
- Sí. De ahí salieron las bases para desarrollar el Caza-Bombardero F-117 que es invisible a los radares. Eso nos puso a la delantera en los setentas. De hecho, fue así que ganamos la Guerra de Preta según dicen. Tomamos a todos por sorpresa con esa tecnología. 
- Maravillosa memoria señor Teclker. Dijo Kraphussen  entusiasmado. - El F-117 fue un logró histórico en la ingeniería militar Himburguesa. Y tal fue posible gracias a lo que aprendimos del material que le acabo de mencionar. Piense que la muestra era menos de un litro y de ella obtuvimos nuevas direcciones que jamas se nos hubieran presentado de otra forma. O al menos, habríamos tardado muchos años más en conseguirlo.

La cara de Sam empezó a volverse pálida, adivinando que querían decir (y hacer) en su centro de mando, tan cercano a Witters Alley, como ademas el propósito de bajar la alarma en los alrededores.
- Actualmente...- continuo Kraphussen  - Por pedido del gobierno, Ciberdrone esta desarrollando el proyecto Pájaro Negro II.- Abrió el maletín y mostró algunos bocetos del aeronave. Era un enorme prototipo. Como un vendedor de autos usados a un comprador renuente Kraphussen dijo sonriente:

- Le Presento al B2, el futuro bombardero furtivo nuclear intercontinental de la fuerza aérea Himburguesa. Es una maquina preciosa, ¿no es así?. - Sam no respondió. Le importaba una mierda el proyecto lo que fuera. Quería que se sacaran la careta de una vez y le dijeran "No haga nada. Necesitamos que...."

- Lamentablemente...- Dijo Kraphussen - La muestra de material que tenemos ya ha dado todo lo que podía dar como para utilizarla en esta belleza. El tiempo y el descuido sufrido entre el 46 y los 70s la han mal logrado en muchos aspectos. Y para alcanzar nuestra meta es necesaria una muestra nueva que no sea alterada por la torpeza estatal...Desde que esta estación y Lapan han reportado las misteriosas anomalías nosotros hemos pensado que esta es una única oportunidad para tomar nuevas muestras. Imagine que sí con la primera, contaminada por todo tipo de personas y ambientes, conseguimos el F-117. Piense lo que podríamos lograr con la nueva.

Sam, contestó molesto:
- ¿Que tengo que ver yo con todo eso?
-Sam...Samy...- Dijo Russel. - Hijo. Con el B-2 los comunistas y los demás van a quedar a años luz de distancia de nosotros. Imaginatelo, podríamos enviar a cientos de estos bombarderos y aniquilar a esos brusos en un pestañeo sin que siquiera lo sospechen. ¿Cuantas vidas se salvarían en el caso de una guerra nuclear? No solamente ganaríamos...Cuando tengamos esta arma todos, desde los dictadorcitos Latinos como Ronald Gomez hasta el putisimo Comite Chono van a pensarlo dos veces antes de desafiarnos. Este B2 puede llegar a Amerika Latina en solo seis Horas. O alcanzar Mosgu en una . Estaríamos cambiando el balance nuclear para siempre a nuestro favor.
- Y eso sería solo el principio. Agregó Kraphussen 

Sam se paro de su asiento y espetó:
- Bien, al grano Señores. ¿Que quieren que haga? 

Kraphussen  miró a Russel y guardó las cosas en su portafolio. Ahora le tocaba a él hacer el trabajo sucio. 
- Nada, personalmente pedí que te mantuvieran al margen de todo esto. Yo tomare la responsabilidad. Como tu inmediato superior, Sam, te relevó del mando de esta estación hasta que concluya la operación.
- ¿Y en que consiste básicamente esa operación? Preguntó Sam incrédulo ante los acontecimientos.

- Dejaremos que esa cosa caiga en Witters Alley sin previó aviso a sus habitantes. No podemos arriesgarnos. El profesor dice que impactara en los bosques entre Fixa y Witters. El numero de victimas es...aceptable para esta operación. Apagaremos el radar y enviare a la aerotransportada de Triton a cerrar el área que rodea el pueblo. Se impondrá la ley Marcial a los habitantes. Nuestros muchachos, bajo la guía de Kraphussen recogerán el material. Si quieres avisar a algún familiar o amigo, sin mencionar los pormenores, te quedan unas horas más antes de que esa cosa caiga sobre ellos. 






No hay comentarios: