sábado, 21 de noviembre de 2015

Sobre Kalmbresh, la Reina Bruja de Mancursen

Este pequeño resumen cuenta los inicios de Kalmbresh, la Reina Bruja mencionada en "Tindar", su extraña procedencia, su ascenso y primera caída.



La Reina Bruja de Mancursen, también llamada Kalmbresh, perteneció a uno de los primeros cultos secretos de la historia de Notiel. Su nombre proviene del valle del cual su familia tenía posesión desde los inicios del reino magnifico llamado Kalmb. Un hermoso lugar de frondosos bosques al sur y el único acceso navegable al mar oriental con el cual contaba el reino. 

Kalmbresh se cuenta entre los más poderosos
Hechiceros/as de Balbania. Habiendo alcanzado
el poder legendario de Arcon o aun del mismo
Crodlock, el primer Nigromante Humano

Hay muchas leyendas con respecto a las gentes del valle de Kalmb, pero aun antes de que los hombres juraran lealtad a la Diosa Mara se decía que estos habían llegado de una isla del mar oriental próxima a las costas del valle llamada Mancursen. Una isla de mediano tamaño al que pocos se atrevieron a ir durante los tiempos de Notiel.

La gobernación de dicho valle estuvo a manos de una serie de barones y baronesas en representación de la Corona de Notiel. Los antecesores de Kalmbresh, sin embargo, siempre se mostraron renuentes al culto a Mara y aceptaban este solo por temor a las represalias que podrían sucederse de lo contrario. Aunque nunca existió una rebelión o guerra entre los habitantes de Kalmb y el trono, los antepasados de Kalmbresh mantenían en estricto secreto sus practicas y cultos propios provenientes, aparentemente, de un pasado oscuro lleno de violencia. 

Los eventos que pudieron haber tomado lugar en dicho valle se remontan a tiempos muy antiguos, cuando los hombres aun eran jóvenes y Mara no se les había manifestado. De este periodo poco se ha guardado en la biblioteca de Diatiel. La Historia oficial del reino comenzó una vez todos los hombres se reunieron en la colina de Doratiel y se inclinaron ante Killme y juraron lealtad a Mara. Más hay algunas evidencias de cierto tipo de proto civilización en el valle y en la isla en particular. 

Según las más arcaicas leyendas que sobrevivieron al tiempo, se dice que fue en dicho lugar que existió una suerte de reino anterior a Notiel cuya organización se centraba en el culto a la Noche y la oscuridad. En la isla de Mancursen los hombres de Notiel hallaron una diversa cantidad de tumbas y monumentos muy precarios de hombres que adoraban una figura sin rostro, de aspecto humanoide y sobre cuya cabeza pesaba una corona de tres puntas altas. Dicha deidad, llamada Examaar "El que es oscuridad" blandía una espada en llamas  y gobernaba desde el mundo de lo intangible. 

El tal Examaar, según el culto de Kalmb, había venido "del mundo primero" (probablemente la Gran Sombra) y gozaba no solo de inmortalidad sino también de poderes y fuerzas sobrenaturales capaces de vencer a los mismos Dioses. Conocía los secretos de El Otro lado del Círculo y cada cierto tiempo escogía un cuerpo donde re encarnar con la particular  característica de tener los ojos color Amatista. 

Al parecer los cultistas de Mancursen escogían cada tanto un grupo de niños y niñas prometedores. Les adornaban con joyas de oro, plata y a sus pies depositaban rubíes. Luego les envolvían en mantos de seda que amarraban todo su cuerpo. Depositaban en su cabeza una corona de tres puntas y lo lanzaban al mar durante las tormentas de verano. Aquel que sobreviviera a dicha prueba habría sido escogido por Examaar para re encarnar en su cuerpo.

Se dice que este rito, profundamente rechazado por los hombres de Notiel, se continuo en secreto desde la Isla de Mancursen, lugar al que los hombres tenían prohibido ir por expreso dictado de Mara. Pues los hombres de Notiel tenían vedado navegar o viajar fuera de los limites del reino Magnifico. Dado que era imposible para los Auresianos trasgredir tal dictado nunca se supo en verdad si la gente de Kalmb dejo de adorar alguna vez al tal Examaar. Y aunque del Valle para afuera aceptaron dejar todo ídolo prohibido se cree que en la noche navegaban hasta la misteriosa isla para oficiar sus ritos lejos de la vigilancia auresiana. 
Kalmbresh paso muchos años en Dunrrelas
Algunos dicen que fue tomada como aprendiz de
Harmir hasta la Ardamariell

Aunque nunca nadie pudo confirmarlo fehacientemente, los acólitos de Kalmbresh estaban convencidos de que la condesa, a sus nueve años de edad, había logrado superar la prueba y que al salir de las revueltas aguas del mar oriental volvió imbuida de un poder y entendimientos superiores a los de cualquier hombre o mujer. Más allá de si esto fue cierto o no, la verdad es que Kalmbresh era ya en su adolescencia una mujer muy influyente en el reino y sus poderes sobre hombres, bestias y espíritus  rivalizaban con los del propio Arcon o Crodlock. 

Cuando Harmir,el Enemigo, se hizo presente en el sur y levanto allí la fortaleza de Dunrrelas Kalmbresh quedo prisionera en sus mazmorras. Pues su belleza legendaria había sido de particular interés al Señor de la noche y el Caos. Nunca sabremos si ella se entregó de inmediato a Harmir o si su mente fue perturbada y obnubilada por el infinito poder de El único. Lo cierto es que, tras la caída del Enemigo en la batalla de la Ardamariell Kalmbresh se presentó ante el rey Balker como una pobre prisionera que deseaba mostrar su gratitud a Balker sirviendo en su casa como una "mera sirviente de su voluntad"

La Reina Bruja se hizo, en poco tiempo, una consejera de importancia en la corte como además una persona muy próxima a Jaulus, el heredero del Trono. La belleza irresistible de la misteriosa mujer y su labia inigualable dio sus frutos en el atribulado Jaulus, quien ya antes de asumir el trono había adoptado las oscuras creencias de Kalmbresh y se sometía a su voluntad creyendo que en verdad era la propia. A la condesa no le interesaba gobernar desde el trono y quedar expuesta una vez sus planes tuvieran lugar.

Juntos, Jaulus y Kalmbresh dedicaron su tiempo a investigar muchas de las cosas que habían quedado prohibidas en Notiel. Se adentraron en la isla de Mancursen y viajaron a lo largo y a lo ancho de Notiel buscando reliquias de aquel extraño culto a Examaar. Para cuando Balker murió de vejez, Jaulus ya se hacía llamar Lostar (llama-negra) y una vez ascendió al trono las cosas cambiaron radicalmente para Notiel.

Kalmbresh fue nombrada Comisionada General de la guardia real Auresiana. Muchos se negaron a estar bajo su tutela, pues en teoría estos solo respondían al rey o al Sumo sacerdote. Sin embargo muchos vieron en ella la posibilidad de romper con las reglas tan estrictas de la orden y alcanzar así nuevos conocimientos acerca del mundo, los dioses y su origen. La Orden Auresiana quedo fuertemente dividida y quienes se resistieron a Kalmbresh debieron esconderse de sus implacables servidores. Banduc, el más arrojado de todos logró esconder de la reina bruja los volúmenes escritos por Crodlock con ayuda de Naeressa, hermana de Jaulus y Sacerdotisa de Mara. Tales libros, prohibidos por Arcon, contenían sus erráticas investigaciones acerca del culto a Examaar y como él decía ser la verdadera encarnación del mismo pues sus ojos, desde pequeño, eran color Amatista. 

Al cabo de tres años Kalmbresh ya gobernaba desde las sombras al reino de Notiel y su poder era indiscutido. Más su mayor obsesión en esos años era no solo hallar los manuscritos de Crodlock sino también dar con Naeressa, la única que podía reclamar el trono  si Lostar moría sin dejar descendencia. A la vista de un conflicto inevitable Banduc y Naeressa decidieron ir solos a enfrentarla en la isla de Mancurseen, donde ella había elevado una torre de proporciones gigantescas en cuyo pináculo había una enorme corona de tres puntos  sobre la cabeza de un rostro monstruoso.
Boceto de la isla de Mancursen y la Torre de Kalmbresh

En la batalla Banduc fue mal herido por el hacha implacable de Kalmbresh y fue Naeressa quien debió combatirla. En un duelo entre la luz de Mara que guardaba en su interior la sacerdotisa y la negra e inveterada hechicería de la bruja el bien prevaleció y la bruja cayo desde lo más alto de la torre al mar oriental y no se la volvió a ver por Notiel. Naeressa logró salvar la vida de su amado guardaespaldas y se caso con él para luego ser coronada Reina. 

Lostar escapó sin dejar rastro y se cree que vagó en la tierra sin una dirección clara tras tantos años de estar sometido a la voluntad de Kalmbresh. Se dice que fue por este tiempo que el lugarteniente de la Reina Bruja descubrió las especies no humanas que vivían del otro lado de las montañas de acero, entre ellos los Gudain. 

A pesar de repetidos intentos por tomar el reino de Notiel con ejércitos de criaturas tales como Blondies rurales o trasgos de las montañas, Lostar fracaso en cada oportunidad. Aun en su decadencia Notiel seguía siendo invencible a este tipo de amenazas. Por lo que el favorito de Kalmbresh terminó por exiliarse en el oeste, cerca de donde habitaban los Elfos Gudain y los hombres de Barngern. 

El oscuro hechicero tenía un lazo muy fuerte con su maestra y era inutil que intentara por si solo cualquier gran empresa. Pero, por otra parte, estaba convencido que su señora, lejos de haber muerto, solo estaba esperando una mejor oportunidad para regresar de donde sea que estuviera. Y en efecto ella lo hizo algunos años después de la caída de Notiel bajo el nombre de Pervadoir, la estrella Negra. 

N/A: El tema que la vio nacer en villa Gesell

1 comentario:

Aylén Fuente dijo...

¡Hola! Vine para invitarte a que participes en la iniciativa que acabo de sacar :) se trata sobre escribir una entrada con alguna reflexión filosófica! te dejo el link http://elmundodeaylu.blogspot.com.ar/2015/12/iniciativa-blogueros-filosoficos.html besos!