miércoles, 27 de abril de 2016

La Hora del Violetador: El Papillon en el erotismo




 "¿Va a hacerles qué toda la noche?"
"¡Va a violetarlos!"


¿Es por Amor?




Como ya sabemos el genero erótico se ha disparado en lo ultimos años. Y más allá de las preferencias personales de cada uno o lo que consideremos mejor o peor en el mundo literario esto es una realidad que responde a un público que disfruta de este genero. Eso me parece algo con lo que puedo vivir y, seguramente lo mismo le ocurra a ustedes. Siempre vamos a encontrar, cada una x cantidad de años un genero exitoso que se explota hasta el más rídiculo de los limites.

Ahora bien. Si hay algo que este escritor no alcanza a comprender es la abrumadora cantidad de novelas donde el abuso y la degradación de un ser humano es el atractivo principal. Aun más llamativo me resulta el hecho de que esta clase de relatos disfrazados de erotismo no son solamente propuestos por tanques del mundo editorial, donde logicamente prima la cuestion comercial. Sino que al parecer son tambien la weapon of choice de muchos autores jovenes en redes donde comparten sus escritos. En algunos casos alcanzando un exito virtual bastante llamativo.

El motorcito de estas historias tiende a ser sobre una persona correcta con un dejo de pureza virginal y pre adolecente en su encuentro con la bestia. Otro personaje (hombre en la mayoria de los casos) que llega a su vida para degenerarla. Para ultrajar esa pureza inicial, su blanca y fragil flor.

La literatura rosa nos tiene acostumbrados a este clase de historias desde tiempos de la Reina Victoria. La acción pasa por saber si la niña inocente se rinde a los placeres del sexo que su libido cada vez más adulto y apasionado requiere. Ademas de generar sinuosas contradicciones en su vida o  círculo de amistades.


Algo ingeniosamente expuesto, por ejemplo, en la película de Francis Ford Coppola "Dracúla" donde Lucy es un tiro al aire y Mina una correcta señorita britanica que acaba por soltar sus riendas al conocer al irresistible Vampiro Rumano.

Pero aquellos viejos engranajes de la literatura rosa han quedado en el olvido.En estos nuevos relatos la acción se centra en  someter, violar, golpear, insultar, degenerar y pervertir. El gancho en estos libros es hacer del acoso y abuso sexual un arte de seducción. Ironicamente casi de la misma manera que podría pensar un pedofilo o un violador real. Lo interesante es como le comen la cabeza, como le van ocupando espacios en su vida. De que forma se las ingenia el muñeco de turno para trastornar a su victima hasta la sumisión absoluta. Hasta que su ser, aquella pureza inicial, halla sido aniquilada por el victimario.

Y claro que el broche de oro de esta clase de historias (su nudo principal) es el disfrute de la victima ante esta situación. Porque, claro...si el personaje no lo disfruta la historia se torná todavía más sombría ¿Verdad? DEMASIADO sombría...


 Me atrevo a decir que es aun demasiado sombría para la limitada capacidad de muchos de estos autores

"Oiga hombre...¿Que cree que estoy escribiendo? En verdad a ella/el le gusta ser abusado, golpeado o acosado sino pues esto estaría muy mal..."

De esta imaginativa y revulsiba forma toda la macabra situación se vuelve como una inocente mariposa que ha salido de su asqueroso capullo. El papillon, parecia una cosa horrenda pero se ha transformado en una hermosa historia de romance...Era por amor...que bello es el amor...cuanto sacrificio hay en él...y cuanta demencia puede soportar. El amor en estas historias es el justificativo para todas las espantosas actitudes de sus protagonistas. Una obvia y estupida ruta de escape para que el autor salga con las manos limpias de la basura que acaba de proponer. Para que su verdadera visión del mundo no quede tan expuesta. Era por amor...Peculiarmente, muchos abusadores, violadores y acosadores reales anteponen esa misma excusa a sus victimas una y otra y otra vez...Hasta que no pueden disculparse más porque han pasado a una nueva y última  fase: Matar por amor.

Este es el verdadero y peligroso mensaje de este tipo de literatura. No el tabu sobre el sexo, ni la forma particular que cada uno encuentre para disfrutarlo.Tampoco es por lo alocadas o rídiculas fantasías sexuales que pueda albergar la mente de un ser humano. Lo peligroso es enseñar que cualquier mierda es tolerable cuando se trata de amor.


Para cerrar con un poco de humor no se pierdan este desopilante video que me hizo pensar en escribir esta nota. "¿Violar? ¡Que clase de cosas dices!"





No hay comentarios: