viernes, 29 de abril de 2016

El escritor y la Angustia Virtual


Que tu libro se vuelva Pizza

Para esta entrada busque la definición de Angustia Virtual en la web. Pero no la halle, así que voy a atribuirle ese termino a mi hermana Barbara Bravo. Es recibida de la UBA por lo que seguro esta bien utilizado. (?)

Esta entrada es sobre los escritores, las redes sociales y el mundo de lo virtual. Y me ha motivado escribirla dado el fenomeno creciente de lo que aquí llamaremos "Angustia Virtual" un mal que se propaga en cualquier actividad diaria (casi tantas como las que puedan estar relacionadas con la web) y no deja de lado a los escritores.

¿Que es la Angustia Virtual? Basicamente sentir que aquellas cosas que publicamos en la red no tienen el reconocimiento o atención esperado dado la falta de likes, tweets,retweets, comentarios y demás simbolos de aprobación en los tiempos corrientes del mundo virtual. Sin querer hacer de esto una proclama en contra de la social media, quiero indagar un poco sobre por que nos preocupa y si debería ser razon para angustiarse.

Sin duda las redes sociales son una buena herramienta para cualquier autor, sea publicado o no. Nos dan un medio por el cual poder comunicarnos con el público que esperamos lea y pondere las historias en las que trabajamos día y noche. Sería un pelotudo si dijera que estoy en contra publicando esta nota en un Blog enlazado a Twitter, Facebook ect. Pero es menenster comprender desde el primer momento que el Escritor se mueve actualmente entre dos mundos. El Mundo Real y el Mundo Virtual. Ambos con sus leyes, sus formas, tiempos y codigos. Si tenemos en claro el abismo que hay entre estas dos esferas de interacción vamos a poder trabajar en nuestras cosas con una perspectiva mucho más amplia. 
Es una muy buena noticia para cualquier autor tener una novela, relato o blog que se pueda considerar un exito en las redes sociales. ¡Clar que sí! Significa que ha logrado cautivar a un público atravezando distinto tipo de formatos y que con toda seguridad, al ser publicado su trabajo en papel o ebook (cuando medie dinero entre el lector y el autor, digamos) va a tener un más que interesante semillero de difusión.

La experiencia vale mucho la pena para quienes no tienen los medios aun para publicar o bien recien comienzan a mostrar en la web aquello que hacen. Un feedback con un publico, distante o no, siempre es una experiencia muy enriquecedora de la que se puede aprender. Y, logicamente, otorga una gran satisfacción al ver que hay una respuesta del otro lado de la pantalla a aquellas obras en las que ha trabajado tan duro.

Pero la angustia virtual es exactamente lo opuesto a eso. Así que cabe preguntarnos: ¿Que ocurre si eso no nos pasa? ¿Que pasa si las cosas que estamos haciendo no reciben esa atención que esperabamos en un primer momento? Acerquense...les cuento un secretito...

UNA PUTA MIERDA




Me tomó un tiempo aprenderlo. Y no tengo ningun despacho en decir que las novelas que tengo publicadas en sitios como Wattpad estan muy lejos de ser populares. Andan por la siberia online de esta clase de sitios.Pero medir lo bueno o lo malo de un trabajo en base a la cantidad de Likes, Tweets y vistos es, cuando menos apresurado. En el caso del autor, un grave error. Es algo que los escritores debemos entender. Conozco muchos buenos narradors que no gozan de popularidad en redes sociales y algunos de ellos a veces se desalientan cuando esto sucede. 

Naturalmente uno da lo mejor de sí en su trabajo y espera que ese esfuerzo sea "notado" (atención con esa palabra) por alguien. Y quienes recien arrancamos, como quien les habla en su momento, caen muchas veces en este error de percepción.  Pues naturalmente surge la pregunta "Si a nadie le ha gustado esto...¿Que hago? ¿Sigo?"
Esa pregunta se responde sola. Si te gusta escribir de verdad vas a hacerlo aunque no haya quedado nadie vivo para leerte

Hay que ser conciente que las Redes Sociales no son muy representativas de lo que normalmente llamamos "Realidad" Habría que discutir eventualmente como y de donde salen los numeros de visitas, cómo se estipula que es una lectura y que no lo es, si un visto implica en efecto un leído y otras cosas más demasiado aburridas y que desconozco por completo. 
 Y si me lo vienen a explicar, desconfiaria igual...
Estos medidores han de ser vistos como una muestra o una buena guía para el escritor, pero no deben ser confundidos o ponderados como algo definitivo. En ellos influyen el público al que esta dirigida nuestra obra, las plataformas que medían entre ella y sus suscriptores, el lenguaje que utilicemos o aun lo vistoso o no de nuestra (como en mi caso) pedreste y cartonera portada. 
Por lo que la única forma de saltar este bache emocional es ir hacía la esfera de lo Real con nuestros relatos. ¿Se acuerdan como era el mundo antes de que existiera facebook? ¿O blogger?  La única forma de que alguien leyera algo que habías escrito era mandandoselo por mail a tus amigos. ¡Y ojo! tenía que ser un amigo paciente y lector con ganas de darnos una mano con eso. 
En este caso el salto entre lo virtual y lo real se producía de una forma tan inmediata como gratificante. Te encontrabas a tomar un café, a hablar de culos, de películas y minas hasta que preguntabas "¿Che te gusto lo que te pase?" Ahí se daba un dialogo real, conciso, y  sincero del que se aprende mucho más que de un Like, visto, Tweet o lo que fuera. La buena noticia para nosotros es que aun es posible.
                                     
Lo que en el ambito académico se llama "una devolución"

No hay que olvidar que las redes son un Medio para, no un Fin. La verdadera tarea del escritor debería concentrarse en transportar lo acontecido en la esfera virtual hacía los dominios de lo real. Y no me refiero a dinero (aunque este, sospechosamente es muy real...) sino a iteractuar con otros de forma personal y directa.  Sea leyendo un relato corto en una reunion de escritores o simplemente trabajarlo junto a un amigo, lector 0  o como quieran llamarlo. Atravezar ese abismo entre una cosa y otra es el objetivo a perseguir, el fin de nuestro labor diario. Si nos detenemos en el mundo de lo virtual con nuestro mucho, poco o chapucero exito estamos quedandonos a mitad de camino. No importa cuanto tiempo lleve, que tan dificil venga o que obstaculos debamos sortear el "fin" es  públicar el puto libro. Como-SEA-

¿Por que somos mejores si lo logramos? ¡No! por Dios...por esa misma razón odio la expresion "escritor novel". Debe ser el objetivo final debido a que el único proposito de tu borrador es alcanzar esa instancia final. Porque tu trabajo y esfuerzo lo esta pidiendo a gritos.

Lejos esta de mi desmerecer a quienes han encontrado su lugar en las redes. Y supongo que si han leído con atención sabran ver que esta entrada esta dirigida a quienes no tienen aun esa suerte. Pero quería sentar posición sobre una cuestion que se que angustia a muchos de mis amigos y compañeros de letras. 

Aunque no me gusta ser autoreferencial (mentira, me encanta) sufri un poco la angustia virtual un año o dos antes de que Tindar saliera publicada. Las perspectivas eran negras para mí si me dejaba llevar por la cantidad de atención que puedan haber logrado mis otras dos novelas en las redes. Sin embargo comprendí que distintos son estos dos mundos cuando, tras haber vendido un par de libros, mi novela se transformó en una pizza de Kentucky. "Mi libro se acaba de transformar en estas dos porciones de muzzarela" pense.

Los Likes son muy lindos, pero me quedo con la pizza.






No hay comentarios: